Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
IES Pino Montano

IES Pino Montano

Periódico digital del instituto Pino Montano (Sevilla).

Recuperar el republicanismo

Recuperar el republicanismo

Para comenzar creo necesario analizar cuáles han sido las raíces  del complejo sistema ideológico que desde siempre han caracterizado a la tradición republicana y socialista.
Habría que remontarse hasta la Revolución Francesa. Como sabemos la vieja sociedad feudal estaba dividida en 3 estamentos cerrados: la nobleza, el clero y el tercer estado. Éste último es el que nos interesa ahora mismo. El tercer estado era un conglomerado heterogéneo de personas que integraba desde pequeños propietarios de la incipiente burguesía hasta desposeídos absolutos. A pesar de ello, todos compartían un mismo enemigo,  los privilegiados que mandaban bajo sus criterios las viejas estructuras feudales.
Con este escenario se comenzó a configurar dos maneras de entender el republicanismo. Por un lado, la de aquélla burguesía que veía en esta ruptura una esperanza de su incorporación a una nueva sociedad civil en la que la condición de ciudadano pasaba por la propiedad privada, la libertad negativa y la democracia netamente representativa con un sufragio censitario.
Y por otro lado, el ideal de republicanismo del pueblo llano, de los desposeídos, que instauraba una promesa de la plena incorporación de todos a una nueva sociedad de libres e iguales y de una vida social sin dominación de ningún tipo, incluida la patriarcal. 
Por tanto; aquí es dónde se encuentra la tradición republicana con la socialista, en este intento de democratizar la vida pública, con los valores de igualdad, libertad y fraternidad y poniendo de relieve que para mejorar las condiciones de existencia de las clases populares había que conjugar esa nueva forma de organizar el Estado con las reivindicaciones sociales y laborales propias del socialismo cooperativista.
En este sentido, sigo defendiendo que el republicanismo hoy día sigue tiene un gran sentido político emancipatorio, si se establece como el último modelo que hemos presentado. 
Un modelo que ponga en el centro de la actividad política al ser humano y no al mercado. Un republicanismo que sirva como vehículo para la creación de comunidad y de soberanía en el más amplio término. Capacidad de autogobernarnos desde otros parámetros, desde la defensa de los Derechos Humanos, el Sistema del Bienestar, desde el feminismo y el ecologismo. Eso es lo que en definitiva nos debe de marcar como personas republicanas, el ir mucho más allá de nuestra forma de Estado para poder transformar verdaderamente las condiciones de las clases más vulnerables.
En el caso de España es algo urgente. Necesitamos volver a impregnar los valores republicanos en nuestro pueblo. Expresar claramente que si no lo hacemos la calidad democrática de nuestro país va a estar perjudicándose más y más. Tenemos a una familia que es dueña de facto de una de las instituciones más relevantes de nuestro Estado. Puesta por el Régimen fascista de Franco en el año 1969, quién no solo le nombró su sucesor, sino que fue su pupilo desde la temprana edad de 13 años. Es más; recientemente se ha sabido que Juan Carlos de Borbón no dejaba que nadie tuviese malas palabras de Franco una vez muerto delante de él.
 Haciendo viajes, con muy poca transparencia, a países que reconocidamente vulneran los Derechos Humanos sistemáticamente. Recordemos que Juan Carlos de Borbón era un huésped frecuente de las monarquías absolutas más sanguinarias del Golfo Pérsico haciendo allí lo que le placiera. 
También hemos sabido, que toda la corrupción del Caso Urdangarin se gestó en Zarzuela con el visto bueno del anterior monarca, y cómo se ha presionado a jueces y fiscales para que el caso se archivara. Poniendo de manifiesto que tenemos un caso de corrupción, que quizás no se ha podido investigar o conocer en profundidad por los diferentes señalamientos y demonizaciones que se han producido entorno a los operadores jurídicos que estaban dirimiendo el caso. 
Es más, cuando desde Izquierda Unida en el Congreso de los Diputados, sede de la soberanía nacional, ha preguntado sobre el impactante aumento del patrimonio del anterior jefe del Estado se ha producido silencio sin ningún tipo de respuesta. Seguimos viendo como todas las monarquías desde el Régimen Feudal están acostumbradas a que nadie les fiscalice, y menos desde la plebs.
Por tanto; conviene recoger las enseñanzas del pasado para sembrar y construir la sociedad republicana del futuro. Porque sin lugar a dudas la tendremos y más nos vale que más temprano que tarde.
Feliz día de la República.
                                                                                                                                           Manuel Recio.

 

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post